Cultura

banner-biblioteca
banner-carambolo-virtual

El Tesoro del Carambolo

La primera vez que podemos leer sobre Tartessos data de un texto griego del s.VII a.C. en relación con el nacimiento de Gerión, pastor al que Hércules robó los bueyes en uno de sus doce trabajos, y la describe junto a un río como una tierra fabulosa. Accidentalmente encontramos otras menciones en fuentes griegas y latinas, pero generalmente enmarcadas en este tipo de relatos míticos.

En esas alusiones, Tartessos era concebida como una tierra próspera, longeva, de riquezas agrícolas y mineras, una monarquía que dominaba un extenso territorio con una ciudad como capital y que se localizaba en el Extremo Occidente, más allá del mundo conocido (las Columnas de Hércules), entre las actuales provincias de Cádiz, Sevilla y Huelva.

Los restos arqueológicos demuestran que éste área geográfica estaba densamente poblada en los siglos VII y VI a.C.. Sus rasgos físicos, aunque diversos, son generalmente de carácter orientalizante, y no puramente oriental. Este hecho hizo que los objetos fueran considerados resultado de la adaptación e integración de un asentamiento en el entorno, mientras que los puramente oriental, fueran considerados objetos importados.

Esa consideración hacia los objetos de carácter orientalizante, implica la aparición en el estudio de elementos indígenas, lo que hace suponer la existencia de una cultura precolonial, es decir, aquella puramente hispana y por la que se ha desarrollado una incansable búsqueda.

El “fondo de cabaña”, el repertorio cerámico, y el tesoro hallado en el Cerro de El Carambolo aportó esos elementos indígenas. “El nuevo tesoro ha sido calificado con las atribuciones más diversas... Pero es con toda la evidencia hispano y andaluz” (Carriazo, 1958).

Las investigaciones de Carriazo supusieron el punto de partida de la caracterización material y periodización de la protohistoria del suroeste peninsular y, por tanto, de Tartessos. Pero él mismo reconoció contradicciones en su interpretación, y la inconsistencia de alguna de sus conclusiones ha hecho que durante años, otros investigadores hayan ido levantando nuevas interpretaciones sobre el yacimiento, haciendo sobre todo hincapié en la funcionalidad del mismo.

Son las recientes excavaciones en nuestro cerro las que han desmitificado ese maravilloso mundo que se estaba construyendo en torno a Tartessos, y han puesto de manifiesto que se trata de un yacimiento mucho más complejo de lo que se suponía; un santuario fenicio.

Los materiales y las técnicas constructivas, la orientación de la construcción, su planta, los accesos, las instalaciones, su ubicación, el registro material, los restos sacrificiales, los objetos litúrgicos y elementos decorativos, etc. la sitúan dentro de las características propias de los espacios de culto orientalizantes en la península ibérica.

La presencia de este santuario debe ponerse entonces en relación con Spal (Sevilla), siendo el Carambolo el santuario de dicha fundación colonial. Los santuarios además, asumían otras tantas funciones análogas a las de culto y sacrificio en relación con la vida económica de la colonia y es esto lo que probablemente explica la complejidad y extensión de la construcción de El Carambolo.

Tartessos Desvelado es un libro, editado en colaboración con la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Camas, que recoge una síntesis del estudio de las últimas intervenciones promovidas en nuestro Cerro de El Carambolo.

Qué funciones podían llegar a asumir los santuarios:

  •  Prácticas religiosas de culto y sacrificio
  • Transacciones comerciales. La presencia de los dioses y los juramentos ante el altar certificaban el cumplimiento de los tratos.
  • Tesorería y Banco. El tesoro del templo se convertía en la garantía. El Tesoro hallado en 1958 dan muestra de la riqueza del santuario de El Carambolo.
  • Centro de colonización. Organizador de las expediciones, impulsor de los modelos de colonización, y del desarrollo mismo de la colonia.
  • Centro de conocimientos astronómicos. Los sacerdotes los ponían al servicio de los navegantes (a cambio de ofrendas e impuestos) para determinar el inicio de los viajes y las rutas más convenientes. Siempre bajo la garantía de la divinidad. 
  • Prostíbulo. Las niñas eran escogidas para ejercer la prostitución sagrada.

Curiosidades sobre el Cerro de El Carambolo:

  • La puerta de acceso al santuario...la del Este estaba orientada a la salida del sol en el solsticio de verano, la del Oeste hacia el ocaso del solsticio de invierno.
  • En el Próximo Oriente, las montañas eran consideradas como moradas de los dioses
  • El altar tiene forma de piel de toro... y los pectorales del Tesoro también...
  • El fondo de cabaña no es más que un depósito para los restos de las ofrendas sagradas. Allí se encontraron restos de cerámica “tipo Carambolo” o huevos de avestruz.
  • Aún se desconocen los límites de una explanada pavimentada en rojo que rodeaba el recinto
  • La superficie actual del cerro se eleva tres metros sobre el edificio originario, pero los estudios realizados revelan que la formación natural del cerro sería dos metros más alta cayendo, en fuerte
  • La figurilla dedicada a la diosa Astarté encontrada en el cerro era una ofrenda de agradecimiento. La inscripción dice:"ESTA OFRENDA LA HA HECHO BALYATON, HIJO DE NUMIL Y ABDELBAHAL, HIJO DE NUMIL HIJO DE SAUL, PARA ASTARTE, NUESTRA SEÑORA, PORQUE ELLA HA ESCUCHADO LA VOZ DE SU PLEGARIA".